Jueves,

El Dominio Científico te puede hacer ganar el Premio Nobel

La evolución dirigida y su camino al Premio Nobel

 Este año el Premio Nobel de Química lo ganaron Frances H. Arnold, George P. Smith y Sir Gregory P. Winter. Todo gracias a sus estudios y uso de la evolución dirigida. Pero, ¿qué es la evolución dirigida? ¿cómo funciona? ¿por qué merece el Nobel de Química?

giphy

 La evolución biológica es el proceso por el cual se originó la vida en la Tierra, y que ha dado lugar a la enorme diversidad de seres vivos existentes, incluidos tú y yo. Naturalmente se da de forma espontánea y lenta. Pero si hablamos de evolución dirigida, sabemos que, pese a que utiliza las mismas reglas de la evolución natural, disminuye la cantidad de tiempo en que ésta se produce, de miles de millones de años a tan solo semanas de trabajo en un laboratorio. ¡Sí, apenas semanas en un laboratorio!

En concreto, la evolución dirigida trabaja la introducción aleatoria de mutaciones en los genes, la recombinación de los mismos y la selección de las mejores variantes. Al ser un proceso dirigido por un científico, se consigue concentrar el potencial de la evolución para diseñar enzimas “a la carta”, que son más resistentes y activas.

 Y, ¿cómo funciona?

 La pionera en esto fue Frandes H. Arnold que ya en 1993 realizó experimentos para provocar mutaciones de los genes que producían una enzima concreta, para mejorar su productividad o alterar sus funciones para llevar a cabo otro tipo de actividades. Por otro lado, George P. Smith desarrolló una técnica conocida como presentación de fagos, que utiliza bacteriófagos (virus que infectan las bacterias), a fin de sintetizar nuevas proteínas. Con base en la misma Sir Gregory P. Winter obtuvo fármacos nuevos a través de la evolución dirigida de anticuerpos.

 

Finalmente, ¿por qué se merece ganar el Premio Nobel?

La científica Frances Arnold se lleva el Nobel, ya que gracias a sus estudios se ha logrado generar enzimas y biocombustibles más amigables con el medio ambiente. Incluso, en la industria se usa la evolución dirigida en lipasas modificadas (enzimas específicas), que están en ciertos detergentes y ayudan a descomponer las grasas. Es decir, en cualquier reacción química que utiliza enzimas como catalizadores es posible aplicar sus estudios.

 En el caso de George Smith y Gregory Winter, su trabajo con la presentación de fagos pone sobre la mesa una nueva forma de hacer anticuerpos. Winter, por ejemplo, obtuvo el Adalimumab que neutraliza una proteína inflamatoria y se usa para tratar patologías como la artritis reumatoide, la psoriasis o la enfermedad inflamatoria intestinal. Y aún se siguen realizando investigaciones con el objetivo de hacer anticuerpos que eliminen células cancerígenas y tratar el ántrax.

giphy

Como puedes ver, procesos como la evolución no solo han permitido nuestra existencia, sino que ahora gracias a la mente curiosa e innovadora de científicos como Arnold, Smith y Winter se puede usar en el tratamiento de enfermedades y la creación de productos amigables con el medio ambiente.

Y, quién sabe, si tienes curiosidad, constancia y amor por la ciencia, tú podrías ser un futuro ganador del Nobel.

Más Articulos Relacionados

Deja un comentario

Suscríbete a nuestro Blog