Jueves,

Blog de Cuestionarix

Año sabático: una opción si no obtuviste cupo

Darte un año sabático podría aclarar tu mente sobre qué quieres hacer en realidad con tu vida

Uno de los graves problemas que hay al iniciar la universidad es la deserción, ocasionada muchas veces por la falta de una adecuada orientación vocacional. Según la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (SENESCYT), alrededor del 26% de los estudiantes que ingresan a las aulas universitarias se retiran en los primeros años, es decir, casi una cuarta parte de los estudiantes que aprueban los exámenes de ingreso abandonan la carrera. Es por esto que a continuación te contaremos porque es una gran idea tomar un año sabático antes de optar por una carrera en la universidad.

Las razones para que muchos jóvenes tomen la difícil decisión de abandonar sus estudios universitarios son diversas: algunos descubren que la carrera que eligieron tiene materias que no les gusta o les resultan muy complicadas, otros no soportan el ritmo de estudio y exigencia de la vida universitaria, o simplemente hay quienes descubren que aquello que tanto querían ser, simplemente no les satisface.

Esto último se ha vuelto muy frecuente en los últimos años debido a que el actual sistema de evaluación, guiado por el examen unificado Ser Bachiller, obliga a quienes no alcanzan el puntaje suficiente, a optar por un 'plan B', una segunda opción a la carrera que realmente querían seguir lo cual los hace propensos a desertar. Es frecuente oír en las diversas facultades gente que admite que está allí por no perder el cupo, pero esa no es la profesión que hubieran deseado seguir.

 

Luego de la deserción, sin estudios y sin trabajo

Las cifras que maneja el Instituto de Estadísticas y Censos, INEC, demuestran que desde el 2010 ha ido en aumento la cifra de jóvenes entre 18 y 24 años que no estudian ni trabajan. El porcentaje anual de chicos y chicas en esta situación es de alrededor del 20% lo que refleja la gravedad del problema.

¿Entonces qué hacer para evitar caer en este dilema? ¿Cómo no desperdiciar la oportunidad de estudiar la universidad, más ahora que es tan complicado ingresar y conseguir un cupo? Hay estudiantes que incluso obteniendo entre 800 y 900 puntos y entrando a la carrera que tanto querían, luego la abandonan.

¿Qué hacer entonces? Los expertos dicen que no sería una mala idea tomarse un tiempo entre salir del colegio e ingresar a la universidad para pensar bien qué mismo elegir. De hecho en otras partes del planeta, como Europa, por ejemplo, es común que al terminar el bachillerato, los chicos y chicas no empiecen de inmediato su vida universitaria, sino que se dediquen a viajar, a trabajar o a realizar pasantías o voluntariados con el fin de descubrir qué es lo que realmente quieren ser en su vida profesional.

Un año sabático no quiere decir vas a pasar de vago

Karl Haigler y Rae Nelson,dos expertos en políticas educativas, sostienen que un año sabático ayuda a desarrollar nuevas habilidades, explorar otros intereses y a despertar el gusto por áreas que a lo mejor antes resultaban desconocidas. En su estudio, realizado entre pre universitarios de Inglaterra, llegaron a la conclusión de que el 46% de los egresados del colegio no están totalmente seguros de qué carrera elegir.

Pero, obviamente, para que el llamado 'año sabático' tenga los resultados esperados debe ser visto como parte de un plan estructurado, no como un tiempo de inactividad o peor todavía de vagancia. "Se trata de un periodo en el cual se debe hacer un uso constructivo del tiempo que permitirá a los jóvenes a encontrar y demostrar su capacidad de centrarse, mostrar sus habilidades y descubrir un camino de vida que funcione para ellos, tanto a nivel emocional como financiero", sostienen los investigadores, quienes además demostraron que el 73% de los jóvenes que toman un año para encontrarse a sí mismos, luego se convierten en personas más maduras, responsables y con una mayor predisposición al trabajo duro, lo que tiene consecuencias positivas en su posterior rendimiento laboral.

Si quieres saber más del estudio puedes dar clic en el siguiente link

Así que si todavía no vas a entrar a la universidad, o si pese al todo el esfuerzo y preparación no lograste un cupo, no caigas en la depresión ni te frustres, tomarse un año sabático para respirar profundo, pensar y analizar bien el futuro, te puede caer muy bien si la conviertes en una oportunidad más que en un fracaso. Después de todo, los errores no son malos siempre y cuando dejen enseñanzas y nos ayuden a corregir lo que estamos haciendo mal. Ten en cuenta que la derrota es una simple cuestión mental, hay quienes en lugar de sentirse 'perdedores' por haber abandonado algo, lo toman como un aprendizaje que les ayuda a ser mejores.

Más Articulos Relacionados

Deja un comentario